CERO | Mi libro de poesía favorito …
back
back
post

Mi libro de poesía favorito ahora mismo

Wilhelm, lunes 31 octubre 2022

Compartir libros de poesía no es algo que suela hacer: de conocer a alguien que tenga la costumbre, se me puede comprender sin necesidad de mucha justificación.

Dicho esto, en mi vida hay dos hechos principales que me motivan a llevar a cabo acciones sin precedentes: las amenazas de muerte, por una parte, y la falta de reconocimiento donde se amerita, por otra. Por ello, siento la obligación de compartir mi libro de poesía favorito ahora mismo: el Manual práctico de instrumentación quirúrgica en enfermería, producido en colaboración entre 11 escritores que aún no se conocen sino como personal de ciencias de la salud, y que quizás o quizás no pueda descargarse en una página llamada booksmedicos punto org —o algo por el estilo, podría imaginar— para disfrutar cada quién del arte libre de costo.

De todos los pasajes, destaco aquí principalmente el reproducido a continuación: Características de la sutura ideal, que se encuentra en la página 322 de dicha antología, entre la Evolución histórica de las suturas quirúrgicas y Filamentos de sutura en función de su estructura física.

esterilidad,
ser resistente
a la tracción,
no ser cortante o traumática, ser hipoalergénica,
no ser
tóxica ni reactiva,
con baja predisposición a la infección, fácil de manejar, con facilidad y seguridad
del anudado,
eficiente (buena relación calidad/precio), con
resultados predecibles,
alta resistencia a la tensión y diámetro y consistencia uniformes
-Características de la sutura ideal

La primera impresión que se puede llegar a tener del texto en su conjunto una vez finalizado no resulta sorpresiva, pues es la que parece ofrecer a su vez el título desde un principio: un delineamiento general ante una pregunta en líneas de “para terminar con el proceso quirúrgico, ¿cómo sería una sutura perfecta?”. Sin embargo, la ausencia de mayúsculas y punto final, junto a una separación de versos que no se rige por las comas, indica una libertad del lenguaje respecto a la gramática que apunta a un cuestionamiento de su carácter instructivo; más bien, su aspecto formal sugiere una semejanza a la escritura de William Carlos Williams: inmediatez, cotidianidad y experiencia vivida. El verso de apertura, junto a la estructura del texto, sugiere entonces una lectura que, más que preguntar por un qué lejano, pregunta por un quién cercano… La sutura ideal, ¿quién es?

Inicialmente, “esterilidad” se muestra tan estéril como su significado semántico; pero la cuestión adquiere coherencia al considerar los dos versos subsiguientes: “ser resistente // a la tracción”.

Resistir, resistencia, resistente… La duda se plantea ella misma: ¿a qué? Pues la resistencia debe serlo siempre en relación a algo. En esta manifestación de “ser resistente”, sin embargo, la noción se muestra independientemente en una única línea: resistencia, pues, como virtud: virtud, a ser cultivada sin importar el contexto, pues su bondad se encuentra en ella misma; virtud, con raíces en el pensamiento griego, virtud occidental; resistencia como virtud, esterilidad —entiéndase, frente al terreno del vicio— como virtud.

Dicho esto, el empleo de comas, con sus quiebres cortos, invita a considerar enunciados como un único bloque de sentido, por lo que la oración global puede entenderse como “ser resistente a la tracción”; donde la falta de puntuación al final del segundo verso suscita la sensación de prisa por completar la idea a transmitir, de manera que, por inercia, las palabras se aglutinan y conforman un nuevo texto: “ser resistente a la atracción”.

¿Nos referíamos entonces a dos ideas distintas? ¿O es acaso una idea materializada con distintas palabras? Quizás, en realidad, formen las dos parte de una Idea… El problema ha sido planteado: el adjetivo “ideal” del título ocupa ahora más terreno del que anteriormente.

Esta perspectiva se ve reforzada al seguir adelante: “no ser cortante o traumática, ser hipoalergénica”. A simple vista, ya la superficie de lo expresado señala una tensión, que se hace más explícita con las dos siguientes líneas, “no ser // tóxica ni reactiva”: ser hipoalergénica, ¿no es acaso lo mismo que no ser reactiva? Hemos hablado de un problema: hablemos de él ahora con claridad: el desglose del ser ideal estático, de un ser que ya no se comprende como autosuficiencia. El texto entonces, haciendo un recorrido cronológico, revive hasta nuestro punto una historia: la historia de un error… Revivir hasta este punto: vivimos ahora...

Leonid Rogozov, poeta vanguardista, desplegando su talento literario frente a espectadores

Este mismo pasaje recién entrecomillado nos hace ver, pues, el desempeño de este ser ontológico en tanto que ser social o ser político, teniendo contacto con otros seres de la misma categoría: por una parte está el no ser en la toxicidad y reactividad, y, por otra, el no ser como tal; es decir, las dos opciones que la “facilidad y seguridad del anudado” —el contrato social— permiten asumir: rechazar el “vicio”, o aceptar no ser. ¿Qué alternativas ofrece el Zeitgeist actual? Más abajo nos encontramos con una prescripción disponible: ser “eficiente (buena relación calidad/precio), con // resultados predecibles”. En palabras de Lyotard (La condición postmoderna), el caso es, pues, el siguiente:

Su legitimación [la del poder] tanto en materias de justicia social como de verdad científica se encontraría en optimizar la acción del sistema, la eficacia. La aplicación de este criterio en todos nuestros juegos no va sin algo de terror, leve o severo: sed operativos, es decir conmensurables, o desapareced.

El resultado final de ello, como indica el propio final de nuestro texto, es una uniformidad denunciada ya por la Escuela de Fráncfort: la uniformidad a la que se llega tras seguir el presupuesto de la racionalidad de Occidente, donde, si bien un “con” puede dejar un abanico de posibilidades abiertas, siempre siguen “resultados predecibles”.

La “sutura ideal”, de esta manera, no sólo nos habla del estado actual de los quiénes, sino de la condición general que les ha llevado a ello. “Sutura ideal”, en primer lugar, porque la idea escindió al ser en dos: empujado fuera de sí, el fin evidente del trayecto del ser es el que se dibuja en Características de la sutura ideal, y su reverso estaría en cerrar el cisma de una cirugía que no tuvo razón última de haberse llevado a cabo: la historia de un error

Otros pasajes igualmente cargados de potencialidad y significación pueden encontrarse, por mencionar simplemente algunos, en aquellos situados en la página 20 —titulado “Protocolo de actuación en un quirófano de alergia al látex”—, en la página 314 —bajo el nombre de “Decúbito supino con extremidad superior en mesa de mano”— y en la página 356 —evocativamente llamado “Índice alfabético”—.

Disclaimer: me he tomado la libertad de reorganizar en cierta medida la disposición del pasaje para revelar la figuración poética que esconde; figuración que, a su vez, me fue revelada a través de intervención divina en un sueño.

Deja tu comentario

viernes 01 julio 2022
Apuntes para una primera novela